pasionporcolombia

pasionporcolombia:

schattenland:

So I just moved to Colombia and went to the Immigration Office with a friend to get our ID Card for foreigners. On the way home in the bus we compared our IDs and noticed that it said “apellidoS” as in “lastnameS” since everyone here has two lastnames. But because we only have one lastname my friend said:

"So it actually should be "apelliUNO" and not "apelliDOS"

And even though that’s probably the worst pun ever we were laughing for hours…

lul

Después del jueves.

Llegó el viernes, nunca había esperado tanto un viernes. Revisé a las 8 am, supuse que sería muy temprano, normal.

Hacías más frío que de costumbre, mala señal.

Salí de clase, sólo tengo clase de 7am. Reviso a las 12 m, las dudas empiezan a aparecer. Resisto.

Almuerzo, juego en el PC, veo TV; el día pasa más lento que de costumbre, mala señal. Reviso a las 5 pm, comienzo a resignarme. Espero.

Juego con los perros -con las orejas gachas como los perros-. Reviso a las 6:30 pm. Nada.

A lo mejor no me quería ver, al mejor no la quería ver; a lo mejor no nos queríamos ver. No nos vemos.

12:01 am, ya es sábado.

¿Con permiso de quién me trajo a este mundo?

Estaba en una sala de espera, al frente mío mamá e hijo. Samuel (no colocaré el nombre real por seguridad (siempre había querido “decir” eso (risas))), después de ver menos de 10 minutos de noticias en Caracol, mira a la mamá con una cara entre seria y sorprendida y le pregunta “¿y usted con permiso de quién me trajo a este mundo? ¡vea eso como está!" Nunca había escuchado a un niño hablar así, fue… bueno, raro, pero luego de un par de minutos me doy cuenta del peso y la fuerza de la pregunta, increíble la profundidad del toddler,y sí, tenía razón.

Estamos vueltos nada, tranquilamente podrían pasar 24 horas de noticias mostrando casos terribles, cada uno peor que el anterior y sin que se repita ninguno.

¡Qué madre más desconsiderada con el pobre muchacho!

Pero ya entrados en gastos, vengo con el lado positivo, ya, después de 10 años supongo que no se pueden retractar de vivir en éste mundo ninguno de los dos, o bueno si podrían, pero serían otro capítulo de la emisión de macabras noticias, mejor no pensar en eso (piensa en algo bonito, piensa en algo bonito).

Y sí, pienso en algo bonito, en todo lo bonito, yo también podría hacer un programa de 24 horas mostrando todo lo bueno que pasa, cada caso mejor que el anterior, y sin que se repita ninguno. Y si ya estamos acá, pues qué carajos, hay que disfrutar, cada quien con lo suyo.

Listado de cosas felices(aplíquese en condiciones preferiblemente de días soleados)

- Coger el mug de chocolate caliente entre ambas manos - comer la parte final del helado - pisar piedras pequeñas - enamorarse de la vocalista de Monsieur Periné - hacer deporte, bañarse con agua fría, dormir - llegar justo cunado el semáforo está en rojo y poder pasar sin esperar - ver la pizza salir del horno - abrazar a un amigo.

- Abrazar a tu mamá -, entonces, ahora que lo pienso, si yo hubiera sido ella, la mamá: (visualizar escena dramática) lo miro, “le abro los ojos”, le digo “¡¿usted a quién cree que le está hablando?! lo pellizco, (una bofetada sería demasiado, peor en público), y remataría con “agradezca que lo traje a este mundo, si no, después que saliéramos de acá no lo podría llevar a comer helado”. El muchacho quedaría confundido; triste por el pellizco, feliz por el helado. Quedaría agradecido.

Yo estoy agradecido, que pena lo muy hippie, pero sí, estoy agradecido. Deberían. Deberíamos.

Read More

+ animal - humano

Todavía no entiendo porque cuando alguien se comporta mal se le trata de “animal”. Es usado para malos conductores, gente tosca, alguien que no mide consecuencias y cuanta queja de abuelita se les pueda ocurrir. Pero la verdad es que ellos son, en todos los aspectos, mejores que nosotros, a excepción de la ‘razón’, aunque no estoy seguro de que tengamos la ‘razón’ en eso.

Muchos me llevaran la contraria, entonces presento casos particulares para se entienda mejor mi idea:

Amor: Se tiene o no se tiene. Nos hemos cansado de ver, escuchar y vivir cuanta estúpida historia de ‘amor’. Siempre alguien sale con el rabo entre las piernas, queda con el ala caída o simplemente le matan a mordiscos el corazón. Pero en cambio los animales no, los que tienen pareja duran de por vida juntos como los pingüinos, cóndores y algunos mamíferos. Cuando alguno de los dos muere, el otro se acostumbra a la soledad, o drásticamente se suicida. Y los que no tienen pareja, tienen muchas, y lo mejor de todo, no les importa. No hay perras, zorras, lagartas ni sapas que se puedan meter en la relación, porque simplemente la relación no existe. Punto para los animales.

Cooperación: El hombre vive por si, y para si. La última vez que vi un favor realmente desinteresado fue en un niño de 5 años.  Preferirnos hundirnos solos que salir adelante en manada. Y si hacemos algún convenio, siempre queremos llevarnos la mejor parte. Vivimos en mini grupos sólo para dañar otros mini grupos y sentirnos amos y señores de nuestro entorno. Pero en cambio los animales no, la gran mayoría tienen alguna relación con otro tipo de animales para lograr la supervivencia, y conviven en completa armonía. Hasta el ‘malvado’ tiburón recibe su limpieza bucal de un pez que fácilmente sería su bocado pero que no lo será porque así es mejor para ambos.

Paciencia: Una virtud que, paradójicamente, se aprende con paciencia. No piensen que quiero promover la pereza o desestimar el activismo. Pero es que nunca nos damos el tiempo para esperar; he visto cardúmenes de personas a las siete de la mañana abalanzarse sobre un mismo bus como si no hubiera un mañana. Sabiendo que si se quedarán 2 minutos más, seguramente el siguiente no vendrá tan lleno (aunque esto no lo garantiza el sistema de transporte público). Estamos en una constante búsqueda de llegar más lejos que ni siquiera nos damos cuenta donde estamos, que en lo personal es un gran lugar. Ahora, los animales  han aprendido que en el esperar está una mejor opción, está un mejor momento, está la oportunidad ideal, y cuando esa oportunidad llega se abalanzan sobre su presa con la enorme esperanza de atraparla, porque saben que si no lo hacen, pues, alguien se va a tener que acostar con el estómago vacío.

La sumisión: ‘Hay que saber cuando atacar, cuando defenderse y cuando no hacer nada’ (El arte de la guerra, Sun Tzu) Puede que suene raro, pero sí, hay que saber ser sumiso, siempre hay alguien mejor que uno, y hay que reconocerlo, si se quiere se puede mejorar y volverse el mejor, pero mientras tanto hay que retirarse hasta tener una ventaja para tener la oportunidad de ganar; muchas veces luchamos y luchamos hasta que se nos caen las astas y quedamos sin ataque, sin defensa y sin ego. En cambio, los perros luchan hasta que se entiende quien es el ganador, sin necesidad de terminar con una herida grave o incluso morir. Es mejor: ‘acá está un luchador’ y no: ‘acá yace alguien que ya no puede hacer nada’.

Por un mundo  + Animal y – humano.

Esta es mi opinión, por favor no me devoren como tiburón a la carnada.